Tapabocas y mascarillas | Face coverings and masks

El uso de tapabocas ayuda a detener la propagación de la COVID-19 y te mantiene a ti y a los demás a salvo.

Un tapabocas ayuda a evitar que las gotículas se esparzan cuando alguien habla, se ríe, tose o estornuda, lo que incluye a las personas que tienen COVID-19 pero se sienten bien o no tienen síntomas visibles.

La mayoría de las personas no necesitan usar mascarillas médicas y pueden recurrir a otro tipo de tapabocas. Quienes necesiten usar tapabocas o mascarilla médica en el trabajo recibirán dicha información de su empleador.

Si no tienes un tapabocas, puedes elaborar o comprar uno.

Es conveniente tener un tapabocas para cada una de las personas que viven habitualmente en el hogar. 

Las mascarillas y los tapabocas son obligatorios en el transporte público de toda Nueva Zelanda en todos los niveles de alerta de la COVID-19. También se fomenta el uso de mascarillas y tapabocas cuando sea difícil mantener el distanciamiento físico, como en los supermercados o las tiendas.

Exenciones relativas al uso de tapabocas

No es necesario usar tapabocas en los siguientes casos:

  • Cuando una persona tiene una discapacidad o una afección física o mental a causa de la cual le sea difícil cubrirse el rostro.
  • Cuando se trata de niños menores de 12 años.
  • En los autobuses escolares.
  • Cuando se trata de pasajeros de vehículos pequeños, como los taxis y los Uber.
  • En las excursiones grupales o chárteres.
  • En los ferris que se trasladan de una isla a otra.
  • En los vuelos privados.
  • Cuando se trata de contratistas privados que prestan servicios aéreos, por ejemplo, de abonado de cobertera.
  • En circunstancias como cuando hay una emergencia o cuando las personas deben demostrar su identidad o comunicarse con alguien que es sordo.

Si alguno de los motivos anteriores se aplica a ti, no es necesario que enseñes un certificado médico ni ninguna otra documentación para demostrar por qué no tienes puesto un tapabocas.

No se te impedirá viajar en el transporte público.

Es importante recordar que algunas personas tendrán motivos legítimos, como un problema de salud, para no ponerse tapabocas. No es necesario que llames a la policía ni que le avises al conductor o al chofer si alguien no tiene puesto un tapabocas.

Sabemos que la gran mayoría de las personas que sí pueden ponerse un tapabocas contribuirán a detener la propagación y se pondrán uno cuando sea necesario.

Si alguien quebranta de forma deliberada las reglas y no se pone un tapabocas en el transporte público sin tener un motivo legítimo, es posible que deba pagar una sanción de $300 o una multa impuesta por la justicia de hasta $1000.

Cómo colocarse el tapabocas

  1. Revisa el tapabocas. Asegúrate de que esté: 
    • limpio, 
    • seco y 
    • en buenas condiciones. 
  2. Lávate las manos. Antes de colocarte el tapabocas, lávate y sécate las manos. Puedes usar: 
    • agua y jabón, o 
    • desinfectante de manos (con al menos 60% de alcohol). 
  3. Colócate el tapabocas. Coloca el tapabocas sobre la nariz y la boca, y luego sujétalo con cordones o lazos para colocarse en la oreja. El tapabocas debe: 
    • cubrir completamente la nariz, la boca y el mentón; 
    • quedar ajustado a los lados de la cara, de una forma cómoda pero firme, 
    • permitirte respirar normalmente. 
  4. Vuelve a lavarte las manos. Utiliza: 
    • agua y jabón, o 
    • desinfectante de manos (con al menos 60% de alcohol). 

Al usar tapabocas

Cuando tengas colocado el tapabocas: 

  • evita tocar la parte delantera de este; 
  • evita tocarte la cara; 
  • evita mover el tapabocas, en particular deslizarlo hacia abajo, por debajo del mentón, 
  • cámbialo si se humedece, se rompe o se ensucia. 

Cómo quitarse el tapabocas

  1. Lávate las manos. Lávate y sécate las manos. Puedes usar: 
    • agua y jabón, o 
    • desinfectante de manos (con al menos 60% de alcohol). 
  2. Quítate el tapabocas. Retira el tapabocas desde atrás y aléjalo de la cara. Tómalo por los lazos que se colocan en las orejas o desata los cordones. No toques la parte delantera del tapabocas y procura no tocarte los ojos, la nariz ni la boca. 
  3. Lava el tapabocas o tíralo. 
    • Lava los tapabocas de tela en lavadora y con detergente a 60 grados Celsius. Seca el tapabocas por completo antes de usarlo nuevamente. No uses un tapabocas que esté húmedo. 
    • Tira los tapabocas desechables. Colócalos en un recipiente de basura con tapa, o ponlos en una bolsa cerrada y tira la bolsa. No vuelvas a utilizar ni intentes desinfectar los tapabocas desechables. 
  4. Lávate las manos nuevamente. Utiliza: 
    • agua y jabón, o 
    • desinfectante de manos (con al menos 60% de alcohol). 

Last updated: